lunes, 20 de junio de 2011

La Codorniz

La codorniz

 
La codorniz es un ave pequeña, corpulenta, de cuerpo rechoncho y aunque ronde los 95 - 100 gramos el macho y 100 - 105 la hembra, para su tamaño se puede decir que es pesada. Esto no representa inconveniente de recorrer largas distancias a la única especie migratoria de su familia. 
Tiene las patas y las alas cortas y estas últimas también las tiene redondeadas. Todo ello provoca que en tierra se desplaze dando saltitos. 
El pico conserva características de granivoro típico.
Las partes centrales son blanquecinas y el color de su plumaje es pardo amarillento con pintas negras y blancas, (con lo cual mantiene un mimetismo idoneo para camuflarse en campos de trigo, paja, etc... de sus enemigos). 

La cabeza la encontramos poco contrastada y solo cabe reseñar la ceja de color blanco. Mientras el color de la garganta es negra, el macho sin embargo además tiene un collar blanco en la misma, lo cual le diferencia de la hembra.
Este también tiene unos espolones que son verdaderas armas de ataque y defensa. Entre pastos y llanuras, a falta de agua obtiene su necesaria higiene con baños de tierra, con lo cual al verse su plumaje mezclado con la tierra y el polvo aumenta sus posibilidades de pasar desapercibida. Normalmente duerme durante el dia y ello hace que se la caze al amanecer y al atardecer.


 
Descripción breve de su comportamiento
Se pasan la mayor parte del tiempo correteando por la tierra y desenterrando gusanos con sus fuertes garras. De noche duermen al aire libre. Las crías son muy obedientes, en un grito de advertencia de sus padres se quedan quietas, hasta que les dicen que pueden saltar y correr de nuevo.
Tienen un grito fuerte y penetrante similar a "chancaca", que usan como llamado para localizarse entre los matorrales, cerros o quebradas.



Alimentacion de la codorniz 
El tipo de alimentación de las codornices es omnívoro ya que come insectos, granos, semillas y hierba, también cuando hay frutos se alimentan de ellos.




Reproducción de la codorniz 
Su reproducción es sexual. Son ovíparas.
 Número de crías que tiene 
Una codorniz hembra pone de 8 a 18 huevos, los cuales son de color blanco cremoso con manchas marrones; su nido es un hueco en el suelo, forrado de hojas o hierbas; el macho ayuda a empollar cuando la hembra se levanta a buscar alimento. La incubación dura de 22 a 23 días. Los polluelos son nidífugos, corriendo por todas partes poco tiempo después de nacer. Un codorniz puede dar descendencia de 300 huevo al año y el peso de cada huevo es de 8 a 13 gr.

 La migracion
Como ya hemos dicho es la única de las gallinaceas que realiza la migración.

Esta comienza buscando areas frescas donde reproducirse y aunque puede realizar varios traslados, dependerá de la vegetación (si el alimento es de su gusto) y del clima a la hora de estacionarse en un lugar.

Su llegada desde tierras Africanas se efectuará por los meses de Abril y Mayo (aunque esto se puede alargar hasta Junio).
Primero harán su aparición bien en grupos pequeños o de forma individual los machos, después aparecerán las hembras jóvenes y por último las "cluecas" o hembras que ya han nidificado. El recorrido lo realiza por la noche y en vuelo rasante (no suele despegarse más de 4 ó 5 metros de las olas o de la tierra) y ayudada por un excelente sentido de la orientación y el viento, pues es de las pocas aves que la gusta volar a favor del viento. Aunque la cueste volar por sus limitaciones en cuanto a peso y tamaño de sus alas, esta recorre considerables distancias y llega a alcanzar velocidades de 60 y hasta de 70 Km a la hora.

En la migración se detectan tres directrices que son de Egipto a los Balcanes doblando después a Europa oriental, de Tunez pasando a Italia y continuando por aquí al centro de Europa y por último de Argelia y Marruecos a España e incluso pasando estas hacia Francia, Alemania y Gran Bretaña.

En Octubre, con las primeras llegadas del frio, comienza la hora de regresar. Utilizando el mismo camino pero a la inversa, muchas de estas aves se quedan en España debido a la cantidad de agricultura y regadío existente un el sur y suroeste de la península.

 La caza

La carne de este emplumado es muy apreciada. Los cazadores suelen ir acompañados de un perro. Actualmente hay un programa de anillamiento donde se utilizan redes y reclamos (imitaciones de "pitidos" de hembras) para llevar el control de la población, pues es muy difícil hallarlos. Cuando a estos animales se les llega a perseguir muy de cerca, y al encontrarse desesperados, es común de estas aves esconder la cabeza bajo su ala, con lo cual creen estar escondidas de su enemigo.
La caza clásica de la codorniz es la que se lleva a cabo con la ayuda de los perros de muestra en los días de media veda, que suelen ser desde el mes de agosto hasta mediados de septiembre.
Normalmente el cazador de codornices madrugará, poniéndose en camino al amanecer. una vez iniciada la caza y, durante algunas horas, las codornices se buscarán en los pastos, en los campos bien secos, los cultivos de maíz, etc. y, solo más tarde, con el calor de las horas ya avanzadas de la mañana, las codornices deberán ser buscadas entre la alfalfa y otros lugares más bien frescos.
En lo que respecta al equipo del cazador en la caza de la codorniz, se puede decir que resultan adecuados todos los calibres comprendidos entre el 12 y el 20, e incluso el 24 con escopetas automáticas, dobles o superpuestas, aunque con estrangulación mínima o nula, dadas las modestas distancias de tiro.
Por su caza desmesurada esta especie se encuentra en peligro de extinción en algunos lugares; donde se ha percibido una disminución de su población, achacable a los cambios de uso del suelo y cultivos agrícolas. Otro problema es la suelta de ejemplares criados en cautividad de la especie Coturnix japonica que pueden llegar a hibridarse con la especie silvestre.
Especialmente apreciados son sus huevos, los cuales se suelen consumir como aperitivo. Su sabor es similar al de gallina, aunque poseen menor cantidad de colesterol. Se consumen hervidos y cubiertos de salsa rosada.




Solución al problema
Una posible solución al problema de la extinción de las codornices sería evitar la caza  frecuente de estos animales, otra podría ser crear mas a vitad en protección  para estos animales y por ultimo tener una caza de estos  pero moderadamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada